No hay miedo por rearme de las FARC

Siempre habrá miedo, pero, cuando se trata de la guerra que tanto afectó nuestras vidas, ahora vivimos más en paz.

 

Era un día frío y brumoso y estaba sentada en el patio de su casa con algunos de sus hijos dando vueltas a su alrededor, pero tenía el corazón lleno de dolor y también un poco de esperanza. Hace una pausa y pregunta: "¿Por qué la vida es así?". No entendí a qué se refería. Entonces recordé todo lo que había sufrido como consecuencia de todas las guerras, la violencia ... hubo un silencio pesado por un momento, luego le pregunté qué había pasado realmente, entonces me trajo un café, lo puso en la mesa y comenzó su historia.

 

“Vivíamos bien, no queríamos de nada, al menos teníamos toda la comida que necesitábamos. Estudiaba como cualquier chico de su edad, pero un día lo reclutaron, lo cual no era inusual para aquellos tiempos, pero eso no impidió que fuera muy doloroso.  Reclutaron a mi hijo y la vida no le fue buena, casi lo matan en esa batalla y estuvo mucho tiempo con ellos ”.  Con esa voz ronca y el dolor de esa madre seguía hablando, pero yo no quería escuchar más, sentí cuánto le dolía, qué desgastada por la vida, pero quería continuar, “No fue suficiente que era un niño que había terminado en un lugar donde nunca quiso estar, pero lo encarcelaron.  Estuvo 14 años y no te imaginas lo que sufrió, pensé tanto en él, lo dejé en manos de Dios.  Ha pasado más de un año desde que fue liberado, pero hubiera sido mejor si se hubiera quedado allí encerrado.  Se fue a Ituango y allí por sus hechos pasados mataron a mi hijo.  La vida no ha sido fácil, ha habido mucho dolor dentro de mí, pero ahora estamos mejor, más tranquilos. No hay la misma posibilidad de que les pase lo mismo a estos pequeños ”. Ella dijo esto en referencia a sus nietos que jugaban con una pelota al frente.

 

Una mujer fuerte, pero con el corazón lleno de dolor, profundamente afectada por la guerra, recuerda cómo su único hijo fue reclutado por la guerrilla, antes de que lo encarcelaran por catorce años y, en el año en que lo liberaron, lo asesinaron. en Ituango por su pasado. Ahora, su madre vive un poco más tranquila, con recuerdos dolorosos, pero consolándose porque hay menos posibilidades de que les pase lo mismo a sus nietos.

Fotografía y texto de Marly Sorey George Rivera

dove.png

En 1982, grupos como las FARC, la UPL y el ELN ingresaron a nuestro municipio, y con frecuencia se apostaron en áreas como Camparrusia, La Balsa y San José de Urama. Se dedicaron a ejecutar a todos por robo, consumo de drogas y presunta colaboración con el ejército, y en 1997 apareció un grupo paramilitar en Dabeiba, lo que provocó enfrentamientos armados con los demás grupos de estas zonas. Lamentablemente, fueron asesinadas personas que no tenían nada que ver con el conflicto y, en mi pueblo, lo único que vivieron las familias fue tristeza, vacío y dolor; la gente temía salir de sus casas y no volver nunca, y las calles estaban vacías, salvo por los escombros y los cadáveres en cada esquina. Fue una época agotadora, hubo días en que lo único que se escuchaba eran explosiones, gritos y llantos. La gente tuvo que huir o, en cambio, la mayoría de la gente de la ciudad estaba simplemente sola y envuelta en una inmensa agonía.  Luego, con el tiempo, la comunidad comenzó a salir y reconstruir casas.  Ya no hay miedo de salir al pueblo, a la calle, libremente. MI PUEBLO, que, después de tanto sufrimiento, renació.

 

Todo lo que se podía escuchar en mi pueblo eran explosiones, no había alegría, todo aquí estaba envuelto en una inmensa agonía, las calles se llenaron de dolor, desesperación por todas partes, cartuchos vacíos cubriendo el piso ... ahora, mi pueblo se viste de color y alegría, la gente no tiene miedo de salir y no volver. Ahora, mi ciudad ha vuelto a florecer.

Fotografía y texto de Nicolle Paulina Muñoz Sepúlveda

      De vuelta a casa   >   Photovoice en Colombia   >   San José de Urama   >   No hay miedo de que las FARC se vuelvan a armar