Las personas tratan bien a los animales callejeros

Los animales son ángeles puros en esta tierra, todo lo que dan es amor y afecto y siempre están ahí para ti, protegiéndote y cuidándote. Aunque no los entendamos, con el tiempo aprendemos a interpretar lo que están diciendo con sus gestos, por ejemplo si tienen hambre, frío o calor. Todo esto lo aprendemos al vivir con ellos, y eso nos convierte en mejores personas. Quiero que hagamos entender a la gente que los animales son seres sensibles que merecen respeto, cuidado y mucho amor.

Fotografía y texto de Evelin Samara Higuita Gallego

dove.png

Gufy, el perro callejero.

Cada vez que desciende la noche oscura y fría, Gufy se enfrenta a su triste realidad, abandonado en las calles, sintiéndose triste y desprotegido, sin ningún lugar a donde ir, sin haber comido un bocado en todo el día, sin haber sentido ningún amor, y lo único que recibe Gufy en las calles es desdén. Nadie siente empatía por él. No se dan cuenta de que es solo una criatura inocente que solo necesita la atención de un dueño, alguien que lo proteja y le muestre amor.

Fotografía y texto de Laura Cristina  Duarte Urrego

La desesperación de Lucas

En una noche oscura, el perro Lucas se sienta en un campo mirando la puesta de sol y piensa: "¿Qué me pasará ahora que mi dueño ha muerto?"

 

Lucas decidió ir a la casa de los nietos de su dueño y, al llegar, recibió una gran patada de Juan, el nieto mayor.  Luego corrió al patio donde Laura, la otra nieta, lo empapó en un balde de agua.  Luis, el último nieto, optó por abrazarlo, lo que lo hizo muy feliz.  Luis se había dado cuenta de que el perro era Lucas, el perro de su abuelo. Cuando los nietos se dieron cuenta de que su abuelo había muerto, fueron a cobrar su herencia, pero el abogado les dijo que todo había quedado en manos de Lucas, el perro de [su abuelo, el Sr.] Miguel Cifuentes Espinal.  Laura y Juan querían matar al perro pero Lucas se acercó a Luis, y lo miró con el rostro lleno de tal felicidad, que Luis lo llevó a vivir con él en un nuevo hogar.  

Fotografía y texto de Elian Steven Agudelo Manco

No podemos obligarte a amar a los animales, pero debes respetarlos, ya que no hay mayor crueldad y cobardía que ofrecerles amor para luego abandonarlos.

Fotografía y texto de Yonaider Tuberquia Córdoba

      De vuelta a casa   >   Photovoice en Colombia   >   San José de Urama   >   La gente trata bien a los animales de la calle